Como limpiar cabezales impresora

1. Ejecuta la función de Limpiar cabezal de impresión desde el propio software.

2. En caso de que la impresora no disponga de dicha opción, desconéctala de la corriente.

3. Retira todos los cartuchos de tinta.

4. Limpia los contactos con un paño húmedo.

5. Utiliza líquido especializado si es necesario.

6. Inserta nuevamente los cartuchos de impresión.

7. Vuelve a enchufar la impresora.

8. Haz una prueba para verificar que esté verdaderamente limpia.


Por qué hay que limpiar los cabezales de impresión

Comencemos por lo más sencillo: ¿qué es un cabezal de impresión? En concreto, se trata del componente de la impresora en el que se incrustan los cartuchos de tinta. En ese sentido, son piezas fundamentales para el buen funcionamiento del aparato. En líneas generales suelen encontrarse bajo la cubierta de las impresoras, aunque en ocasiones puedes hallarlos en otros rincones de las mismas. Si bien resulta importante mantener tu impresora limpia, las ventajas de la limpieza regular de los cabezales es especialmente relevante.

Después de todo, la tinta de los cartuchos puede terminar manchando los cabezales. Y esto puede, a su vez, producir errores de apariencia en las impresiones. Es decir, que tus impresiones pueden verse deterioradas. Además, y en ocasiones especiales, cuando la suciedad se acumula durante muchísimo tiempo, la impresora puede incluso averiarse. En este sentido, la limpieza de los cabezales de la impresora con frecuencia es una manera de extender la durabilidad de la misma. Una protección contra las averías.



Ventajas de la limpieza regular de cabezales

La suciedad de los cabezales puede proceder de la propia tinta, pero también de otras fuentes. Y es así como muchos cabezales de impresoras se ensucian precisamente tras largos periodos de inactividad. En casos así es muy importante proporcionarle una buena limpieza previa a la utilización. Además, otra respuesta a por qué limpiar los cabezales de una impresora es la calidad de las impresiones. Está claro que si no están limpios van a dejar restos en las mismas. Es algo que debes hacer. No puedes evitarlo.

 

Ventajas de la limpieza regular de cabezales
quitar la suciedad de los cabezales

Pasos para quitar la suciedad de los cabezales

Como hemos indicado anteriormente, los pasos para la limpieza de los cabezales de impresora comienza en la ejecución de la opción de limpieza automática. Es un procedimiento que incluyen algunas impresoras y a través de la cual se limpian solas. Al menos en cierta medida. Si no tienes una impresora con esta opción, no tendrás más remedio que desenchufar la impresora de la corriente eléctrica y proceder con la limpieza tú mismo manualmente. Solo tienes que quitar los cartuchos y frotar con un paño húmedo.

 

Productos para limpiar los cabezales de impresión

Pero el trapo húmedo tiene sus limitaciones. En concreto, este método puede servirte cuando no sufres una suciedad muy intensa en tus cabezales. ¿Pero qué ocurre cuando sí la sufres? ¿Qué pasa cuando el cabezal se encuentra muy mal? En esos casos, necesitarás tirar de productos para limpiar cabezales de impresora. Son unos líquidos especializados que puedes comprar en las tiendas dedicadas a la impresión. Consulta y llévate a casa el más adecuado para tu impresora.

Líquido para limpiar cabezales de impresora

Además de los productos comerciales especializados, puedes hacer uso del alcohol isopropílico, el mismo al que has estado recurriendo durante toda la pandemia. En concreto, el isopropanol puede acabar con todas las suciedades acumuladas para dejar tus cabezales de impresora como nuevos. No obstante, es inflamable y debes tener mucho cuidado. Cuando lo hayas usado, usa el trapo húmedo con agua para eliminar restos. Y, solo cuando estés seguro de haberlo retirado todo, vuelve a enchufar la impresora.